Noticias

Ernesto Blanco

¿Tú eres de los ochenta?, me pregunta Ernesto Blanco en medio de la entrevista, como quien busca complicidad en su entusiasmo por la revolución digital, unida a la producción musical, que marcó a nuestra generación en las décadas siguientes.

Como ochentero, Ernesto tuvo acceso a las nuevas tecnologías en su primera adolescencia, casi al mismo tiempo en que la música se convirtió en unos de los aspectos más importantes de su vida.

Fascinado por la ingeniería del sonido, confiesa a Havana2Go! que para sus padres resultaba rara la imagen de un joven de 14 años que pasaba las horas experimentando en su cuarto mientras sus amistades salían a divertirse.

Un tiempo después comenzaría sus primeras colaboraciones con solistas y alineaciones cubanas, sin dejar de indagar en las cuestiones relacionadas con la autoproducción de su música a partir de la creación de un pequeño estudio en casa.

De esa obsesión surgió Kilómetro Cero, toda una declaración de principios en la que se incluía el single “Reinas de la Noche”, cuyo video clip, dirigido por Joseph Ros, rebasó los límites imaginados por el artista.

Luego, licenciada también con BisMusic, una segunda placa fonográfica revelaría otros temas de la inspiración de Ernesto, como “Adrenalina” y “La Buena Suerte”, los cuales ocuparon las listas de éxitos de la radio al punto de convertirse en canciones obligadas en cada presentación en vivo.

Sobrevino después una pausa, que alargó la posibilidad de un nuevo disco en compromisos nacionales y foráneos, aunque, fueron los largos viajes con el grupo los que dieron lugar a nuevas historias.

UN VIAJERO MÁS

Las mañanas seguidas de un café son las preferidas de Ernesto Blanco para grabar y experimentar, un hábito que ha desarrollado por más de una década.

Eso, y el contacto con su gente: como cubano –dice Ernesto- tienes que salir a la calle, empaparte de pueblo... en ocasiones hasta una frase cotidiana puede darte el estribillo de una canción, entonces me gusta mucho caminar por mi ciudad, hablar con la gente, sentir el pulso.

En el momento de componer se siente como un Dj y trata de recrear ese sonido tecnológico que unido al ritmo de la banda deriva en un espectáculo poderoso para acompañar sus canciones de amor.

Llegado este punto advierte que, aunque pueda sonar a cliché, sus composiciones expresan sin ambages el amor a las amistades y hacia su cultura, de la cual se siente muy orgulloso, y de su impacto en el mundo.

El nuevo disco, Un Viajero Más y licenciado en esta ocasión por la Egrem, llevaría impregnada la frescura, la felicidad, la esperanza y la fe: es lo que me gusta transmitirle al público y a la vez crecer uno con él. Me parece que el mensaje que queremos transmitir debe ser coherente y responsable.

Extendido en nueve tracks, la mayoría de su autoría, el álbum resume los esfuerzos de un equipo grande de trabajo y se completa con más de una colaboración, especialmente con artistas jóvenes.

Precisa Ernesto que se trata de colegas con los cuales ansiaba cantar: Adrián Berazaín, Leoni Torres y Cleo, reconocida artista sueca que canta y rapea en inglés, lo cual, estima, le da al disco un sentido más internacional.

La lista se extiende con invitados de lujo como el grupo Síntesis: le hice un remix a “Orula”, uno de los temas icónicos de la alineación, cuenta Ernesto, con arreglos de Carlos Alfonso; es un homenaje como joven que siempre escuchó su música, que merece además perpetuarse, es un remix muy electrónico, va a salir un video pronto y hay un promocional también en el paquete.

Aquí se detiene, remarca lo importante que es para él volver a la raíz, de ahí que el disco lleve la marca del rock’n roll, que tanto le ha influenciado, y también de la música afrocubana.

Es una mezcla, precisa, de la cultura propia con lo que está sonando en el mundo, precisamente para que cualquier persona, en cualquier parte del mundo, que no esté familiarizada con los ritmos cubanos, con esta estética, pueda acceder a ella.

El tercer trabajo de estudio de Ernesto Blanco está disponible desde junio, en físico y en múltiples plataformas nacionales e internacionales, y su promoción en radio y televisión se extenderá a todo el verano al tiempo que se preparan dos conciertos que, según los deseos del artista, deben ocupar las salas de concierto del Mella y del Museo Nacional de Bellas Artes.

Fotos: Cortesía del artista

{gallery}galerias/ernesto_blanco

e-max.it: your social media marketing partner