Noticias

David Torrens. Foto: 10go

Escuchar una buena canción a veces va más allá de eso, de escuchar. Se pueden sentir aromas, degustar el toque sutil de un buen licor y hasta ver como se dibuja el ambiente mientras la melodía fluye a tu alrededor. Depende de la intensidad y, sobre todo, la complicidad entre quien canta y quien escucha.

David Torrens es uno de esos cantautores con el don de transformar la música en algo más que sonidos. Puede jugar con su voz de tal manera que brotan de ella los más variados colores. Con más de veinte años de vida artística y tres producciones discográficas,  ha coqueteado con todo el arcoíris en géneros como el danzón, el pop, la trova, el bolero, la balada, la conga, el rock, la cumbia y el jazz.

Sin embargo, no da muchas entrevistas, según confiesa, “disfruta más del proceso creativo, y la parte promocional la deja fundamentalmente en sus videoclips”. En esta oportunidad, no obstante, accedió a conversar con nuestra revista, para privilegio de quienes disfrutamos su música a todo color.

  1. Guanabacoa se caracteriza por ser la cuna de grandes artistas como Ernesto Lecuona y Bola de Nieve ¿Crees que haber nacido allí ha influido en tu pasión por la música?

Guanabacoa tiene una cultura bastante fuerte y eso claro que me ha influido. Mi abuelo me llevaba desde muy niño a la Casa de la Cultura y la Casa de la Trova.

Al inicio no tenía claro el querer dedicarme a la música. Entré a la escuela elemental de un modo un poco casual. En aquel tiempo iban haciendo captaciones por las escuelas primarias. Recuerdo que pasaron por mi aula y yo estaba tocando rumba arriba de la mesa; la directora enseguida dijo: ¡Elijan a ese! Y me llevaron; yo pensé que era castigado pero fue para hacerme algunas pruebas de aptitud que en aquel momento me parecieron un juego.

Luego de que empecé la escuela cambió todo: ya no podía dedicarme tanto tiempo a jugar como los otros niños y poco a poco me fui enamorando de la música.

¿Y si no te hubieses dedicado a la música?…

Me gusta mucho la plástica, en algún momento pinté mis cuadros. Y ahora disfruto la cocina, en especial la repostería; así que quizás hubiese sido un chef o maestro repostero.

  1. ¿De qué otros artistas o agrupaciones te has nutrido?

He tenido muchas influencias, entre las más importantes está el movimiento tropicalista brasileño. El rock argentino – Fito Páez, Mercedes Sosa-, también me ha marcado bastante. En aquel tiempo se conseguían esas canciones de modos alternativos porque lo que transmitían en la radio era muy limitado.

Me gustaban mucho esos boleros “de bares y cantinas”, de intérpretes cubanos como Rolando la Serie y Daniel Santos, que tampoco ponían en la radio. Logré escucharlos porque a mi alrededor habían algunos señores, incluido mi padrastro, que guardaban con celo sus discos. Y como estaba estudiando música, la única manera que tenía de demostrarles que yo si tocaba era aprenderme esas canciones, que no eran apropiadas para niños.

Son muchas y heterogéneas las influencias en tu música, ¿eso ha condicionado que sea difícil encasillarte en un género?

 Una de las cosas maravillosas de ser un cantautor es que no tienes que atarte a un género. Te atas a tus canciones así sean heavy metal una y danzón la otra.

La gente de mi generación, -Habana Abierta, 13y 8-, le decíamos rockason a nuestra música, porque es así: el resultado de esa mezcla entre todas las influencias que hemos escuchado.

  1. Has compartido escenario con muchos artistas del patio y foráneos, ¿cuál de estas colaboraciones has disfrutado más?

Recuerdo con mucho cariño los tiempos en México donde compartíamos escenario Amaury Gutiérrez, Pancho Céspedes y yo. Me encantaría que en algún momento volvamos a coincidir los tres y hacer algo juntos. La colaboración con Pablo Milanés en el tema “Déjate Ver” del disco Razones también fue un momento significativo.

  1. ¿Crees que ha habido un antes y un después en tu carrera? ¿Qué ha marcado esta transición?

El videoclip de “Sentimientos Ajenos” marcó un momento especial en mi carrera. A partir de que fue el tema de una telenovela mexicana transmitida en varios países de Latinoamérica, se me abrieron muchas puertas. El videoclip ganó diversos premios dentro y fuera de Cuba, lo que me ayudó a darme a conocer.

  1. Ni de aquí ni de allá, ¿El David Torrens de hoy en día aún se identifica con esa canción?

Esa canción es un lamento que marcó un momento de mi vida, cuando trabajaba en México. Y no es que yo me identifique con el hecho de no ser ni de aquí ni de allá, porque eso sería decir que soy de todos lados. Pero la gente me sigue reconociendo por esa canción y me la piden en los conciertos. La emigración es un tema muy sensible y vigente en la comunidad latina.

  1. ¿Crees que en el panorama actual de la música cubana, la canción de autor ocupa un lugar importante o ha sido desplazada?

Casi todos los géneros autóctonos están siendo desplazados. La manera en que uno puede promocionar su obra y acceder a los medios es tan amplia que, aunque es algo bueno, también tiene su saldo negativo. Hoy en día cualquiera puede hacer una “obra” y promocionarla. Se trata de un fenómeno mundial donde la música fácil se lleva todo el protagonismo.

Y no es atacar a un género en específico porque todos tienen valor; el problema es la mediocridad y vulgaridad con que se construye gran parte de la música comercial de estos tiempos.

Sin embargo, no creo que esto signifique el fin de la trova ni mucho menos. En Cuba hay un movimiento de cantautores jóvenes que están haciendo un trabajo muy interesante. Solo espero que los medios y las autoridades competentes le presten mayor atención para contrarrestar un poco estas otras tendencias modernas  que saturan el mercado musical.

Para los que hacemos canciones de autor, por suerte hay un público que cada día se hace mayor. Creo que siempre habrá gente para la bohemia, para lo romántico, para la música un poco más pensante. Se puede ser divertido y pensar a la vez.

  1. En qué proyectos te encuentras inmerso actualmente?

Estoy terminando un disco con Bis Music donde he asumido toda la producción. Tengo colaboraciones con varios amigos como Carlos Varela, Polito Ibáñez, Haydee Milanés, Jorgito Komankola y Nube Roja: Son canciones que he hecho pensado específicamente en ellos. El nombre del fonograma, que aún no he decidido, quizás sea Todo, que es además el título de un tema. Pienso llamarlo así pues se trata de un disco muy variado, que se mueve por varios géneros.

  1. ¿Qué es para ti la felicidad?

Lo que viene después de la fiesta. Ni siquiera es la euforia, es la paz que queda. Disfrutar de un momento no pretencioso con los amigos, tomarse unas cervecitas, pasar tiempo con mis hijos, ver el mar relajado: eso puede ser algo parecido a la felicidad.

Photos: 10go and Courtesy of David

e-max.it: your social media marketing partner