Noticias

Amarilys Núñez

¿Por qué lloran mis amigas? es una historia de cuatro mujeres que deciden reunirse después de 20 años para pasar un rato agradable y ponerse al día con la vida de cada quien. Cada una tiene sus conflictos, sus fracasos, sus frustraciones, que nos invitan a meditar sobre cómo somos capaces de sobrellevar, tolerar y respetar al prójimo. No creo que Hanna Himbert su guionista, haya querido regodearse en la sociedad cubana, creo que quiso confrontar a cuatro personas que no son ajenas, en sus dolores más profundos, lo que nos hace reflexionar sobre los valores humanos, la amistad y sobre todo sobre el respeto, palabras y conceptos muy manidos, pero escasamente puestos en práctica en cualquier sociedad”.

Con esa aclaración comienza Amarilys Núñez su entrevista sobre su participación en el largometraje dirigido por Magda Gonzáles Grau. Hace cinco años se rodó la película, pero se estrenó recientemente.

Según cuenta Amarilys, desde la preparación de los personajes, ella y sus colegas disfrutaron mucho cada escena. Considera que el mayor acierto de la directora fue lograr que todas vibraran al unísono con cada historia, ella dominaba muy bien el proceso espiritual, existencial y emocional por el que debía pasar cada una.

“Encerrar a cuatro mujeres que llevan dentro una buena parte de la vida que será revelada y sufrida nuevamente lleva trabajo, búsqueda, seriedad y mucho compromiso (…) Magda es una directora con la que me siento muy cómoda trabajando, es una incansable tejedora de momentos y sensaciones que va engarzando para lograr lo que quiere de cada actor. Da mucho espacio al intercambio, a las propuestas, a la improvisación y luego recoge riendas para quedarse con lo que le interesa”.

Entonces, ¿qué tan cómodo, disfrutable y provechoso fue compartir escena con Edith Massola, Yasmín Gómez y Luisa María Jiménez?

“Estamos hablando de tres ACTRICES que admiro y respeto. Con Edith es un placer trabajar, siempre llega con una  energía exquisita y la sonrisa a flor de piel. Admiro mucho  la ecuanimidad de Yasmín y su manera suave, pero firme de defender sus criterios. Y con Luisa, ya se me estaba haciendo un hábito trabajar, pues habíamos terminado Añejo V Siglos y disfruto mucho su sinceridad y profesionalismo cuando  interpreta un personaje.  Por supuesto, hubo sus momentos difíciles,  (…) pero en sentido general, todo el proceso transcurrió en un ambiente de entrega y búsqueda, en el que cada quien aportó todo de sí”.

Cuando Magda les propuso el guion, les dijo que cada una eligiera el personaje que quería hacer y luego ella determinaría. Según confiesa Amarilys, al leerlo supo que el personaje que más le gustaba tenía dueña, “porque Gloria iba a ser para Luisa y en esas cosas prefiero no ilusionarme mucho. De hecho, yo misma se lo hubiera dado a Luisa. Por otra parte, el conflicto de Irene me atraía por todo lo que esconde hasta el último momento. Supuestamente es la más solvente, la más realizada, la exenta de conflictos que puedan desequilibrar su estructura de vida y sin embargo, ha sido una mujer infeliz, rodeada de mentiras que ella misma se ha creado para subsistir  y poder encajar en la sociedad, hasta que decide reconciliarse consigo misma y ser feliz (…) También representaba un reto porque no se habla del amor homosexual femenino en la historia del cine cubano, siempre han sido hombres los que han tenido la valentía de exponer sus verdaderos sentimientos. Y el hecho de que esta mujer hubiera amado a un solo ser humano durante toda su vida, me pareció hermoso”.

Mientras el público disfruta este largometraje y las historias que defiende, Amarilys Núñez continúa trabajando en Cubamax TV para la exposición y publicidad de artistas cubanos que residen dentro y fuera de la Isla. Igualmente, acaba de finalizar la serie 'ConCiencia', de RTV Comercial, con guión y dirección de Rudy Mora, sobre la vida y obra de importantes científicos de nuestro país. Además, mantiene sus esencias: “Yo soy una mujer de teatro, me siento profundamente ligada a ese mundo de búsqueda incesante, de exposición, de creencia, de fe, de aciertos y desaciertos diarios… Teatro de la Luna es mi casa, yo estoy ahí para él, como sé que él está ahí para mí, y ese momento claro que llegará”.

Fotos: Internet

e-max.it: your social media marketing partner