Rutas Havana2GO!

Cuba, la isla del ritmo, es la cuna de músicos geniales que han dado la vuelta al mundo defendiendo géneros autóctonos como el mambo, el son, la rumba o la salsa. Tanto la música como el baile son dos aspectos imprescindibles en la vida de un pueblo por definición alegre y vivaracho. Incluso cuando algunos de nosotros no nos ajustemos a los tópicos que sobre nuestra Isla recorren el globo -ni todos los cubanos sabemos bailar; ni la rumba, la salsa o el reguetón son los únicos géneros musicales que escuchamos-, la verdad es que para la mayoría de los cubanos ninguna fiesta o reunión social está completa sin la música o el baile. La Habana, en su papel de capital del país, acoge la más rica y variada vida nocturna de la Isla. La rehabilitación de antiguos centros nocturnos y bares, así como la aparición de nuevos locales de la mano de la iniciativa privada, ha contribuido sin duda a enriquecer una oferta que propone opciones para todos los gustos. En el Vedado, uno de los barrios más céntricos de la ciudad, se concentra buena parte de dicha oferta, de ahí que propongamos en esta ocasión explorar el ambiente noctámbulo del barrio.

La salsa es sin duda uno de los géneros musicales más populares a nivel internacional en cuanto a música cubana se refiere. El baile, que ha tomado el nombre del género pero que originalmente se llama “casino”, se ha extendido como la pólvora por el mundo. Anualmente, miles de bailadores llegan a la Habana para tomar clases o disfrutar de las excelentes bandas de salsa o timba que amenizan las noches de la ciudad. En el barrio de El Vedado se ubica uno de los mayores referentes en este sentido. Se trata de los Jardines del restaurante 1830 (intersección de la Avenida Malecón y la calle 22). A las 11 de la noche y tras el cierre de la cocina, el lugar se transforma en una alegre y concurrida plaza a los pies del mar, ideal para disfrutar de la buena música cubana en vivo, así como de la belleza del sitio. El visitante puede explorar la Isla Japonesa con sus glorietas y caminos intermedios y puentes, así como la Glorieta árabe de estilo morisco, ubicada en la misma desembocadura del río Almendares. Por si fuese poco, recientemente ha abierto sus puertas la Casa de la Música de Plaza (esquina de las calles 31 y 2, La Timba), que viene a sumarse a las ya conocidas sucursales de Centro Habana y Miramar. Insertada dentro de un nuevo centro cultural que cuenta con varios espacios para el disfrute de la música y otras manifestaciones culturales, la nueva Casa de la Música tiene una programación variada que no sólo incluye a los mejores exponentes de la salsa y la timba, sino también a otros géneros musicales como el jazz, la trova, la rumba, entre otros.

El Jazz cubano cuenta también con un gran prestigio internacional. Ubicado en La Rampa habanera, el club La Zorra y el Cuervo (esquina de las calles 23 y O) es sin duda el lugar más emblemático del género en la ciudad. Una larga lista de relevantes jazzistas nacionales e internacionales han pasado por el club en sus más de veinte años de funcionamiento. Yasek Manzano, Michel Herrera, Roberto Fonseca, Jorge Luis Pacheco, entre otros destacados jazzistas del patio se presentan habitualmente en el que es considerado como la catedral del jazz cubano. El Jazz Café (Centro Comercial Galerías Paseo, Calle 1era entre Paseo y A) está ubicado en la última planta del centro comercial frente al Hotel Meliá Cohiba. Su atmósfera más íntima, las vistas al mar así como una excelente oferta de cócteles hacen de este lugar un sitio apacible donde disfrutar de las presentaciones de músicos como Ruy López-Nussa, Jessie Valdés, César López, entre otros.

La trova o canción de autor, por otro lado, sigue manteniendo un espacio importante en la vida nocturna del barrio. El bar La Bombilla Verde (Calle 11, No. 905, entre 6 y 8), con su ambiente bohemio y desenfadado, reúne cada noche a un público fiel que acude a disfrutar de las presentaciones en vivo de cantautores consagrados y noveles como Frank Delgado o Yaima Orozco.

A unas pocas cuadras, la Casa del Alba Cultural (Calle Línea No. 556, entre C y D) acoge igualmente conciertos ocasionales de diversos trovadores. Por último, el actor René de la Cruz invita cada domingo, de 9:00 a 12:00 pm., a compartir canciones y tragos junto a los músicos en el patio de La Casona de Línea (Calle 11 entre D y E). Pero si los ritmos cubanos, el jazz y la canción tienen un espacio privilegiado en la vida nocturna habanera, no es menos cierto que un género como el Rock and Roll encuentra también su lugar en el ambiente noctámbulo de la ciudad. El Centro Cultural Submarino Amarillo (esquina de las calles 17 y 6) es quizá el sitio preferido por los amantes del género. Cada noche el centro acoge a un numeroso grupo de bandas entre las que se encuentran Coverland, Eddy Escobar, Habalama, Dimensión Vertical, Miel con Limón, Luces Verdes o La Vieja Escuela. Este último, por su parte, se presenta junto a sus invitados todos los domingos de 6:00 a 10:00 pm., en el patio de la Casa de la Amistad (Calle Paseo No. 406, entre 17 y 19).

Nuevos espacios con una programación muy heterogénea y un diseño moderno y elegante han ido surgiendo en el barrio en los últimos años. En la próxima entrega de nuestro circuito recomendado continuaremos explorando la noche de El Vedado, repleta de buena música, ritmo y diversión.

e-max.it: your social media marketing partner

Acceder