Rutas Havana2GO!

Ruta de Hemingway (II)

En la pasada edición de Havana2GO! seguimos los pasos del afamado escritor norteamericano Ernest Hemingway por el centro histórico habanero. Exploramos también San Francisco de Paula y la residencia del novelista, la Finca Vigía, así como la cercana ciudad condal Santa María del Rosario. En esta ocasión la vida de Hemingway nos llevará a recorrer otro de los lugares emblemáticos de su paso por nuestra ciudad. Nos referimos al poblado pesquero de Cojímar, ubicado a tan sólo 7 kilómetros al este del centro histórico de La Habana. Por todos es conocida la afición de Hemingway por la pesca, actividad que practicó intensamente durante sus años en Cuba. Cojímar fue, precisamente, el lugar escogido por el escritor para dejar anclado su yate “Pilar” y residencia de Gregorio Fuentes, patrón del yate y buen amigo de Hemingway. De igual forma, exploraremos la zona costera conocida como Playas del Este, la cual ofrece algunas de las playas tropicales más hermosas de nuestra Isla.

En 1958 quedaba inaugurado el túnel bajo la bahía de La Habana. Esta importante obra de ingeniería posibilitó una rápida comunicación con la zona este y, por tanto, la expansión de la ciudad hacia esa zona geográfica. Tradicionalmente, la zona este había sido un área de pequeños asentamientos -con la excepción de Guanabacoa y Regla-, fundamentalmente relacionados con el mar. Este es el caso del poblado de Cojímar, en el cual se  registra la existencia de pobladores desde 1554. En 1649 se termina la construcción del Torreón de Cojímar, una de las fortalezas que integró el sistema defensivo de la Corona española, destinada a impedir la incursión de corsarios y piratas a la ciudad de la Habana.
Además de admirar la pequeña fortaleza, desde esta área pueden apreciarse excelentes vistas sobre la zona conocida como Boca de Cojímar, pequeña ensenada con una playa de barra. Este accidente geográfico da nombre a la población, puesto que el vocablo Cojímar, de origen arahuaco, significa “entrada de agua en tierra fértil”. 

Justo al lado del Torreón se encuentra el Monumento a Ernest Hemingway (Calle 1D Final). Tras el suicidio del escritor en 1962 los pescadores de Cojímar fundieron sus anclas para crear este busto de bronce en su honor, el cual constituye el primer monumento erigido en memoria del escritor tras su muerte. Obra del escultor cubano Fernando Boada Martín, la escultura se encuentra enmarcada por una arcada neoclásica. La casa en la que vivió Gregorio Fuentes, fallecido en 2002 a los 101 años de edad, es otro lugar de peregrinación para los fanáticos del escritor. Se encuentra ubicada en la calle 98. En todo caso, recorrer el poblado depara algunas inestimables sorpresas arquitectónicas, a pesar del paso del tiempo y el abandono de algunas de sus edificaciones más prestigiosas. A mediados del siglo XIX Cojímar se convierte en una zona de veraneo de la burguesía criolla. Las propiedades mineromedicinales de sus aguas y la cercanía a la ciudad hacían de esta población una zona propicia para la construcción de baños, casas de veraneo y hoteles. De esta forma, lujosas mansiones comienzan a compartir  el espacio con las tradicionales casas de madera de los pescadores. El suntuoso Hotel Campoamor (posteriormente centro médico para la prevención de la tuberculosis), la Quinta Pedralves o el Hotel Loma, constituyen algunos de los ejemplos más representativos.

No hay que obviar, por supuesto, la visita a otro de los lugares relacionados con Hemingway. Nos referimos al restaurante La Terraza (Calle Real No. 161 esquina a Candelaria), inaugurado en 1925 bajo el nombre de Las Arecas. Muy pronto este bodegón especializado en comida marinera llamó la atención de locales y foráneos. Con un comedor amplio y luminoso, y una excelente terraza con vistas al mar, el lugar se convirtió en uno de los sitios preferidos del escritor, quien reponía fuerzas allí tras un largo día de pesca. La decoración del espacio, basada en numerosas fotografías del personaje y elementos relacionados con la pesca, rememora la pasión de Hemingway por Cojímar.

En la actualidad, existen varias formas de acceder a Cojímar y las Playas del Este. Sin embargo, la opción del autobús turístico es la más recomendable. Desde la 9:00 de la mañana hasta las 9:00 de la noche la ruta 3 (T3) del bus turístico realiza su recorrido por la zona este de la ciudad. El pago de 10 CUC le otorga el derecho a bajar y subir del autobús cuantas veces quiera. Solamente tiene que conservar el ticket para mostrarlo al conductor. El autobús tiene una frecuencia de 30 minutos. Para acceder a Cojímar, usted debe tomar este autobús en su primera parada en el Parque Central y bajar en la parada de la Villa Panamericana. Desde allí deberá dar un paseo a pie de 15 o 20 minutos para llegar a Cojímar. De vuelta al autobús tras la visita al pueblo pesquero, nada mejor que una relajante tarde de sol y playa.

Las conocidas como Playas del Este constituyen un litoral costero de playas tropicales, de alrededor de 20 kilómetros de extensión, con aguas turquesas y arenas blancas. Todas las playas están enlazadas por el sur con la Vía Blanca, la cual llega hasta la ciudad de Matanzas. Bacuranao, Tarará, el Mégano, Santa María del Mar, Boca Ciega y Guanabo son playas con características propias. Tarará, por ejemplo, cuenta con áreas hoteleras, piscinas, restaurantes, dos playas y una base náutica (Marina Tarará). Las playas de Bacuranao, el Mégano o Guanabo son más populares entre los cubanos, mientras que Santa María es la opción preferida del turismo extranjero ya que cuenta con servicios como el alquiler de sombrillas y tumbonas, restaurantes y puestos de comida y bebida, paseos a caballo así como alquiler de katamarans, entre otros.

 

e-max.it: your social media marketing partner

Acceder